¡Libertad a los Cinco ya!

¡Libertad a los Cinco ya!

sábado, 22 de mayo de 2010

20 de mayo: una afrenta al pueblo cubano

Por Pedro Etcheverry y José Luis Méndez*
http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=190086&Itemid=1 (Tomado de Prensa Latina)

Desde hace 108 años, el 20 de mayo constituye una afrenta para el pueblo cubano.

Esta fecha, que representa el surgimiento de la República de Cuba bajo dominio de Estados Unidos, barrido definitivamente con el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959, ha sido utilizada en múltiples ocasiones por los enemigos del proceso revolucionario cubano.

Unas veces para agredir a Cuba, otras con el propósito de reiterar su carácter anexionista. Este accionar ha sido derrotado por un pueblo unido, que está decidido a no regresar al pasado.

El 20 de mayo de 1902, bajo la presidencia de Tomás Estrada Palma, nació mediatizada la República y con ella surgió un Estado neocolonial, que no tardó en colocarse de espaldas a las necesidades del pueblo, para continuar defendiendo y representando los intereses de la burguesía criolla y las grandes compañías estadounidenses. En la práctica, ese día el gobierno de Estados Unidos comenzó a determinar los destinos de la nación cubana.

Carácter anexionista

En esta misma fecha de 1912 se produjo la tercera intervención militar de Estados Unidos en Cuba, con el socorrido pretexto de proteger la vida y los intereses de ciudadanos e inversionistas norteamericanos, supuestamente amenazados por una sublevación armada iniciada por el Partido de los Independientes de Color en la provincia de Oriente, que fue reprimida violentamente por el gobierno de José Miguel Gómez Gómez.

Aunque las informaciones oficiales trataron de minimizar esta masacre, la historia revela que la represión costó la vida a unos tres mil cubanos, principalmente negros y mulatos.

El 20 de mayo de 1913 tomó posesión como presidente Mario García-Menocal Deop, representante del Partido Conservador. Los periódicos estadounidenses afirmaban que el nuevo mandatario era más norteamericano que cubano. Con comentarios como este podía inferirse que la precaria situación económica y social tampoco cambiaría. Era cierto, el nuevo gobierno nada hizo como no fuera acentuar el deterioro de la República.

Ese día, pero de 1921, en medio de una crisis económica, Menocal salió de la presidencia y tomó posesión Alfredo Zayas y Alfonso, quien tampoco le dedicó el tiempo y los recursos necesarios a la solución de los graves problemas sociales acumulados, y más aún, continuó permitiendo la injerencia económica, política y cultural del gobierno de Estados Unidos.

El 20 de mayo de 1925 ocupó la silla presidencial Gerardo Machado y Morales, del Partido Liberal, quien enseguida mostró su ignorancia, su falta de escrúpulos y su supeditación a los designios de Washington.

Su gobierno pasaría a la historia como uno de los más sangrientos, solo superado por Fulgencio Batista. La lucha del movimiento obrero y los estudiantes contra la dictadura se agudizó.

En esa misma fecha de 1936, asumió la presidencia Miguel Mariano Gómez Arias, pero no duró mucho tiempo en el cargo. Muy pronto aparecieron serias contradicciones entre el Presidente y Batista como jefe del Ejército. En diciembre el Mandatario se vio obligado a renunciar y su vice Federico Laredo Bru ocupó su lugar el día 24.

A partir de este momento ya no se hicieron más ceremonias de cambio de presidente los 20 de mayo, pero los próximos jefes de estado Ramón Grau San Martín y Carlos Prío Socarrás, entre otros, continuaron la misma línea anexionista y pro yanqui.

Después del golpe de estado de Batista el 10 de marzo de 1952, se intensificó la corrupción administrativa y política y el acatamiento de las decisiones del embajador norteamericano en La Habana.

La represión al movimiento revolucionario alcanzó niveles nunca antes vistos, pero el pueblo continuó su batallar contra la tiranía.

El 20 de mayo de 1952 entre los asistentes al acto en la escalinata universitaria por la conmemoración del cincuentenario de la República, se distribuyó el primer número del impreso Son los mismos, donde Fidel Castro acusaba al régimen de turno.

El acto fue transmitido por una pequeña emisora clandestina, que instaló el doctor Mario Muñoz Monroy por iniciativa de Fidel. La potencia del transmisor era escasa y sus ondas apenas pudieron abarcar algunas áreas próximas a la Universidad de La Habana. Pero la denuncia fue un éxito.

Ese mismo día, mientras recitaba versos en un acto local en el central Francisco (después Amancio Rodríguez), en Camagüey, fue baleado el joven Sergio Reina Reyna. La noticia iba a ser publicada por el periódico El Crisol, pero la censura gubernamental no lo permitió. Días después, solo a través del primer número del boletín clandestino El Acusador, el pueblo pudo conocer la noticia.

Última etapa de la tiranía

El 26 de julio de 1953 Fidel Castro al frente de un grupo de jóvenes atacó el cuartel Moncada, en Santiago de Cuba. Después de 22 meses de prisión y ante la intensa presión ejercida por el pueblo, el 15 de mayo de 1955 los moncadistas fueron puestos en libertad tras una amnistía decretada por el gobierno.

El 20 de mayo la zona de la Universidad donde iba a celebrarse un mitin de repudio convocado por la FEU, en el que Fidel iba a pronunciar un discurso, fue acordonada por la policía batistiana. Las autoridades impidieron el paso del público asistente, cortaron el fluido eléctrico y realizaron disparos reiterados. La celebración del evento fue prohibida.

Después de una breve estancia en México, el 2 de diciembre de 1956, los 82 hombres encabezados por Fidel Castro y Juan Manuel Márquez desembarcaron en Los Cayuelos, a unos dos kilómetros de la playa Las Coloradas, municipio de Niquero, en la costa sur de Oriente, para iniciar la última etapa de luchas por la verdadera y definitiva independencia de la patria.

El domingo 20 de mayo de 1957, en la ciudad de Santiago de Cuba, fueron asesinados por esbirros de la tiranía los jóvenes Roberto Lamelas Font, Joel Jordán, Orlando Fernández Badell y Salvador Rosales Clavijo.

En esta ocasión la fecha era solo una coincidencia. La represión, asesorada por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA), no tenía en cuenta el calendario.

El 20 de mayo de 1958 varios reporteros policíacos entregaron un pergamino de reconocimiento al coronel Orlando Piedra Negueruela, jefe del Buró de Investigaciones de la Policía Nacional de la dictadura batistiana, y responsable directo del asesinato de numerosos jóvenes.

Siete meses después, ante el empuje del Ejército Rebelde, Batista abandonó el país. Junto con él huyó el citado coronel con su galardón.

Carácter contrarrevolucionario

A partir del triunfo de la Revolución cubana, la fecha del 20 de mayo adquirió nuevas características para el gobierno de Estados Unidos, sus servicios de inteligencia y subversión, la extrema derecha cubano-americana y una contrarrevolución interna inyectada con recursos materiales y financieros desde Miami.

El 20 de mayo de 1960 una avioneta tripulada por Edward Duque fue derribada en la carretera del Mariel, en La Habana. El piloto pereció en el incidente.

Ese mismo día fue anunciada por medio de un radiotransmisor situado en la región de Guanayara, Escambray, la apertura de un foco de alzados denominado Frente Democrático Escambray, y el agente de la CIA William Alexander Morgan visitaba el sanatorio de Topes de Collantes, en Sancti Spíritus, donde se entrevistó con varios conspiradores y les indicó que se prepararan para alzarse contra la Revolución.

Dos meses después estarían entre las bandas terroristas, que tratando de sembrar el pánico en las zonas rurales, cometieron 196 crímenes, pero fueron derrotados por las Milicias.

El 20 de mayo de 1961, un mes después de la derrota de la invasión de la Brigada 2506 en las arenas de Playa Girón, fueron lanzadas sustancias químicas contra la Embajada de Cuba en Panamá, provocando un incendio de regulares proporciones.

Ese mismo día fue agredida la sede diplomática cubana en Quito, Ecuador.

En el escenario de la Operación Mangosta dirigida por el gobierno norteamericano contra Cuba, ese día de mayo de 1962 los terroristas Julio Hernández Rojo y Luis Fernández Rocha, partieron de una base náutica en Cayo Marathon a bordo de una lancha rápida.

El destino era Varadero, con el propósito de llevar a cabo la reorganización de la contrarrevolución interna y ejecutar acciones terroristas. Fueron capturados.

El 20 de mayo de 1963 en el contexto del Programa de Múltiple Vía ocurrieron varios hechos terroristas. Un comando de la CIA atacó el poblado de Santa Cruz del Norte, en La Habana, causando algunos daños materiales y poniendo en peligro la vida de la población.

Ese mismo día por el estero de Carraguao, a unos 3 kilómetros de la playa de Dayaniguas, municipio de Los Palacios, en la costa sur de Pinar del Río, penetró clandestinamente en nuestro territorio nacional un team de infiltración.

El grupo estaba encabezado por el agente de la CIA Rolando Fernández Ponce (Barba Roja) e integrado por Luis Carlos García-Menocal Sigler (Aquiles) y Arsenio Rodríguez San Román Tito).

Tenían la tarea de entrenar elementos contrarrevolucionarios en la ejecución de actividades subversivas y sabotajes. Resultaron detenidos después en otra incursión similar.

En el otoño de 1963, Manuel Ray Rivero comunicó al oficial de la CIA que lo atendía su disposición de infiltrarse en Cuba.

Solicitó que le situaran dentro del territorio cubano armas y explosivos. La Agencia cumplió con su parte, pero Ray nunca llegó a las costas cubanas.

Unos meses después anunció públicamente su intención de desembarcar en Cuba para el 20 de mayo próximo.

Cinco días antes de esta fecha, acompañado de dos periodistas de la revista Time, un buque madre de la CIA trasladó a Ray y a siete de sus seguidores cerca de las costas cubanas, pero esta vez el mal tiempo y los guardafronteras cubanos le impidieron completar el desembarco.

Decidieron esconderse en Cayo Anguila, Bahamas, donde fueron detenidos por las autoridades correspondientes, multados a pagar la irrisoria cifra de 14 dólares por cabeza y devueltos a la Florida.

El 20 de mayo de 1964, en la papelera Pulpa Cuba, ubicada en el municipio de Trinidad, antigua provincia de Las Villas, un sabotaje produjo la paralización de la planta durante varias horas.

La organización terrorista Junta Revolucionaria en el Exilio (JURE), encabezada por el propio Ray, anunció el reinicio de la guerra sucia contra Cuba para el 20 de mayo de 1967.

Ese día el Movimiento Nacionalista Cubano (MNC) hizo estallar una bomba en el local de la agrupación contrarrevolucionaria Representación Cubana en el Exilio (RECE). Eran evidentes las contradicciones internas.

En esa fecha de 1970, tres tripulantes de un buque pesquero cubano fueron maltratados por la policía y un agente de la CIA de apellido Brinqueta, cuando se encontraban haciendo escala en el aeropuerto de Islas Canarias.

El 20 de mayo de 1976 fue asesinado en Miami el emigrante de origen cubano Andrés Purriños. Unas horas después, la organización terrorista Frente de Liberación Nacional Cubano (FLNC) se atribuyó la muerte del emigrado cubano René Marsella.

El 20 de mayo de 1983 la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) organizó un acto de agasajo al presidente Ronald Reagan en la sede de la organización en Miami.

Exactamente un año más tarde, en Venezuela, el traidor Huber Matos Benítez dio a conocer una nueva estructura terrorista llamada "Cuba Independiente y Democrática" (CID). Al mismo tiempo anunció el inicio de transmisiones de la emisora La Voz del CID, financiada por la CIA.

Ese día, pero de 1985, un año y medio después que Reagan firmara una directiva de máximo secreto, autorizando el inicio de las transmisiones radiales hacia Cuba de la Agencia de Información de Estados Unidos (USIA), salió al aire por primera vez la emisora subversiva y anticubana Radio Martí.

Una verdadera ofensa al Héroe Nacional cubano, a su pueblo, a su historia y a su cultura.

En 1989 las presiones sobre Cuba se intensificaron. El 20 de mayo la Fuerza Aérea de Estados Unidos ensayó un golpe aéreo masivo contra las provincias occidentales de la isla.

Varios aviones B-52, precedidos por F-4, F-15 y F-16, partieron desde sus bases en la Florida y se acercaron amenazadoramente a las playas de Santa María del Mar y El Salado, al este y oeste de la capital cubana respectivamente.

Durante todo ese tiempo, la defensa antiaérea cubana y los cazas interceptores de la Fuerza Aérea Revolucionaria se mantuvieron alertas, y listos para enfrentar cualquier agresión. Los hechos no pasaron de ser una nueva provocación.

Carácter terrorista

El 20 de mayo de 1994, fueron detenidos en Miami los ciudadanos de origen cubano Joel Cano Díaz, Alfonso Bacallao, Juan José Ortega y Jesús Hoyos, miembros de la organización contrarrevolucionaria Alpha 66, cuando la Aduana de Estados Unidos detectó armas y explosivos a bordo de la lancha rápida que tripulaban.

El juicio concluyó con la absolución de este grupo terrorista por un jurado federal.

El 20 de mayo de 1995, el hotel Guitart-Cayo Coco, al norte de Ciego de Ávila, fue objeto de un ataque por una lancha pirata de la organización terrorista Alpha 66.

La embarcación se retiró con rumbo norte, después de disparar con ametralladoras de grueso calibre causando algunos daños materiales y tratando de sembrar el pánico entre los huéspedes.

Era evidente que trataban de dañar el turismo internacional, para afectar la entrada de divisas a la economía cubana.

Al año siguiente en la misma fecha fueron arrestados dos terroristas de la organización Comandos de Liberación Unidos (CLU), que se encontraban involucrados en planes contra emigrados cubanos en Miami.

El 20 de mayo 1997 varios terroristas de Alpha 66 hostigaron a miembros de Pastores por la Paz en la frontera de Estados Unidos con México, cuando se disponían a viajar a Cuba con ayuda solidaria.

El 20 de mayo de 2002 la Administración de George W. Bush hizo pública su "Iniciativa para una nueva Cuba", con el propósito de complacer a sectores de la extrema derecha de la comunidad cubana, en una clara maniobra para consolidar el apoyo al Presidente y a su hermano, el gobernador de Florida Jeb Bush.

Este documento, anunciado por los principales medios de difusión en presencia de terroristas como Orlando Bosch, uno de los autores de la voladura de un avión civil cubano en Barbados en 1976, estaba dirigido a obstaculizar la tendencia existente en el Congreso, encaminada a cambiar la política hacia Cuba.

El texto, cuyo anuncio también presenciaron terroristas como Dioniso Suárez Esquivel y Virgilio Paz Romero, asesinos del ex canciller chileno Orlando Letelier y su secretaria Ronni Moffit, reiteraba que se vetaría cualquier intento de levantar las sanciones comerciales.

El Plan para la Recolonización de Cuba (en lo adelante Plan Bush), elaborado por una Comisión Presidencial establecida por iniciativa del presidente Bush, fue aprobado el 6 de mayo del 2004 con el propósito declarado de destruir a la Revolución cubana y resultó ampliamente divulgado en los medios de difusión norteamericanos el día 20.

Fue actualizado en el 2006 y fortalecido en el 2007. En ese programa se incluyó un capítulo clasificado de secreto, en el que adicionaron medidas y acciones que decidieron no hacer públicas.

Es evidente su naturaleza claramente violatoria del Derecho Internacional. Ese incógnito capítulo, un año después, al finalizar el mandato de Bush, todavía no se había desclasificado. Hoy día, al cabo de año y medio de gobierno de Barack Obama, todavía está vigente.

Para este 20 de mayo en El Paso, Texas, había sido convocada por una jueza norteamericana una vista oral de la dilatada causa que se sigue hace más de cinco años contra el terrorista internacional Luis Posada Carriles por delitos migratorios.

Por razones desconocidas fue desplazada para el próximo 1 de junio.

La fecha del 20 de mayo ha sido utilizada sistemáticamente por distintas administraciones estadounidenses, para reiterar su política agresiva y hostil hacia Cuba y para enfatizar su respaldo a los grupos más extremistas de la emigración cubana.

El pueblo cubano no olvida la historia. Ante nuevas agresiones de sus enemigos, llámense intentos anexionistas, maniobras militares, actos terroristas, guerra económica, capítulos secretos, o campañas mediáticas, siempre estará dispuesto a defender sus conquistas y cada 20 de mayo continuará más alerta que nunca.

* Los autores son especialistas del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado (CIHSE).

/et/pe/jlm
Modificado el ( jueves, 20 de mayo de 2010 )

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...